Desde hace siglos existen tres niveles en el desarrollo del entrenamiento en las Artes Marciales, representadas por: SHU,   HA,   RI

 

SHU: Significa Mantener o guardar. Es el nivel inicial. Todos los alumnos tienen que aprender con alguien cuando todavía no sabe nada. Entonces, hay que repetir las técnicas hasta que las haga tan bien como su maestro.

 

HA: Significa Romper, deshacer. En el nivel de Shu se hacen libremente todas las técnicas pudiéndolas combinar con soltura. En HA se empieza a estudiar e investigar como se deben de realizar y el porque se realizan de esa manera. Cuando llega a este nivel es empezar a estudiar otros tipos de movimientos fuera de los que uno está desarrollando. Y si encuentra movimientos más adecuados, aprovecharlos e introducirlos.

 

RI: Significa Abandonar o separar. Es el último nivel. Según los Maestros se alcanza cuando siente libertad física y mental.

 

Un Samurai cuando llegó a este nivel dejó de llevar la Katana larga. Ya que no sentía necesidad de llevarla. Podía luchar contra buenos contrincantes solo con un boken (sable de madera) o sin nada y vencerles, o más bien, unirse a él.

 

Según los historiadores, llegar a este nivel solo han llegado un puñado de practicantes. La mayoría solo puede alcanzar nivel de SHU o principio de  HA.

 

Nosotros estamos entre el montón de practicantes. Practiquemos lo que practiquemos solo alcanzaremos al final SHU o entrar en el nivel de HA.

 

Aunque no lleguemos a un nivel tan alto en la práctica de las Artes Marciales, estas nos dan mucho beneficio Físico y Mental. Por lo menos descargamos mucha energía negativa que acumulamos en la vida cotidiana.

 

Seguiremos practicando las ARTES MARCIALES como camino. Algún día llegará el final de nuestra vida, y en ese momento tendremos el nivel que merecemos cada uno según la vida que hemos llevado y como hayamos practicado. Para alcanzar algún nivel tendremos que estar practicando continuamente.

 

En la vida tenemos muchas ofertas. Según los Maestros que vivido en la época de la IIª guerra mundial, ellos practicaron muchas, muchísimas horas. Un Maestro me contó que hubo una época en su vida que practicó diariamente 7 mil gyakuzuki. Su comentario fue que no había nada para divertirse como hoy. No había cine, ni TV, ni discoteca. Ellos amaban el Karate, y el entrenamiento era una forma de pasar el tiempo. Pero hoy en día, no nos permitimos tal práctica la mayoría por los motivos personales que tiene cada uno. Por esta razón también es más difícil llegar a niveles como el de HA y mucho menos llegar a RI.

 

Sin embargo, estamos aquí reunidos hoy en este cursillo. Intentamos entrenar bien y disfrutar juntos de la práctica del Karate Do SHOTOKAI y mejorar un poquito más.

 

Michio Kodama.